09/07/2008 - 13 usuarios online


Noticias de guión

Fernando Castets visitó a los alumnos del Máster de Guión de Salamanca para recordar la experiencia vivida como guionista con su primer largometraje


Fernando Castets

Tras su intervención el año pasado centrada en “El hijo de la novia”, en esta ocasión fue “El mismo amor, la misma lluvia” el guión de Castets alrededor del que giró la clase.

Como uno más, se sentó entre los alumnos a ver la proyección de su película. Ninguno se imaginaba que ese tipo grande y de aspecto afable era el aclamado guionista de la trilogía dirigida por Juan José Campanella. Campechano y divertido, Castets relató, entre otras cosas, el proceso de creación de su primer guión, una idea que incubó durante años. Los alumnos, animados por su actitud cercana, aprovecharon para preguntarle acerca de los problemas que un guionista novel puede encontrar. Él les aconsejó no desanimarse ante los bloqueos y saber parar de escribir para recuperar la objetividad más adelante.

“No traten de disimular lo autobiográfico y lo ideológico porque no van a poder”. Así de contundente se mostró Castets a este respecto. Según el guionista “todos tenemos nuestra propia visión del mundo y en vez de luchar contra ella, debemos conseguir que no aflore de forma demasiado evidente o panfletaria”. Además, comentó que las experiencias personales pueden ser una gran fuente de inspiración a la hora de escribir.

Castets, cuya carrera abarca multitud de premios a nivel internacional, ha trabajado también como guionista de TV y Teatro. Su relación con Juan Campanella se remonta a los años universitarios. Fruto de esta amistad han surgido grandes obras, la última en 2003, año en que se estrenó “Luna de Avellaneda”. Ahora se encuentra en fase de preproducción el largometraje “Abrígate”, del que Fernando Castets es guionista. A su amplio recorrido profesional hay que añadirle una larga experiencia como docente en diversas universidades y centros cinematográficos de España y de varios países sudamericanos, entre ellos Argentina y Colombia.

Antes de terminar, el guionista pidió a los alumnos que le firmaran en una hoja como recuerdo. Accedieron encantados y mientras lo hacían aprovechó para darles un último consejo. “Escriban, pero más que nada reescriban”. Al final: un afectuoso aplauso.

Más Información en http://www.comunicacion.upsa.es/postgrados/guion.htm o escribiendo a postgrados.comunicación@upsa.es

11/12/2006 07:46:22