04/01/2011 - 24 usuarios online


Noticias de guion


Reportaje: El guionista Rafael Yglesias se sumerge en el terror japonés


"Dark Water"

El neoyorquino de antepasados latinos Rafael Yglesias irrumpió en el mundo del cine con la adaptación de su propia novela "Fearless", que dirigió Peter Weir (con el subtítulo en España de "Sin miedo a la vida"). Desde entonces, han pasado 12 años, en los que ha sido requerido para trasladar otras obras ajenas, piezas teatrales o novelas como "La muerte y la doncella", "Los Miserables" y "Desde el infierno". Ahora, se trata del "remake" de un conocido film japonés de terror, en la misma línea que "The ring". "Dark Water", dirigida por el brasileiro Walter Salles y protagonizada por la ganadora del Oscar Jennifer Connelly, se ha estrenado este viernes 8 en Estados Unidos.

"La versión japonesa -explica el productor del film, Bill Mechanic- era una película muy occidental en lo que se refiere a la narración -muy sofisticada-. Pero quería hacerla aún más efectiva ahondando en las motivaciones de los personajes. Rafael, que había escrito "Desde el infierno" para mí cuando estaba en la Fox, vio la cinta original, le gustó y me expuso algunas ideas excelentes sobre cómo mejorar el material para hacerlo más evocador, más misteriosos y con personajes más conmovedores".

El socio de Mechanic y coproductor de "Dark Water", Ashley Kramer, afirma por su parte: "Casi todos los elementos de la película de Nakata encajaban maravillosamente bien, pero nos daba la impresión de que la heroína era mucho más pasiva e introvertida que una mujer moderna en la sociedad occidental. Rafael es un escritor magnífico; sus trabajos están maravillosamente bien escritos. Ha escrito infinidad de personajes muy fuertes y tremendamente interesantes, así que sabíamos que Rafael podía escribir un personaje femenino realmente poderoso".

El terror es un género que hasta ahora tanto Walter Salles como Rafael Yglesias no habían tocado, pero a pesar de ello, atraía a ambos poderosamente. "Bill y Ashley -recuerda Yglesias- querían una historia de terror genuinamente americana y eso me interesó inmediatamente porque siempre había querido escribir una historia de miedo. La diferencia más notable entre una historia asiática de terror y una americana, es que en nuestra cultura, los fantasmas tienen necesidades que tienen que satisfacer de forma imperiosa. Quieren obtener algo y ese es el nexo de unión con el protagonista".

"Mi labor, tal y como yo la veo -añade- era encontrar y crear esa necesidad emocional tanto en el personaje de la joven madre como en el personaje del fantasma. En "Dark Water", esa necesidad es el ansia de tener una madre cariñosa. La búsqueda de Dahlia, que fue una niña abandonada, es curar sus heridas infantiles y convertirse para su hija en esa madre que nunca tuvo. Y la aspiración del fantasma es tener una madre que le quiera con un amor sincero y maravilloso; eso es lo que Dahlia y el fantasma tienen en común: contar con el amor de una madre cariñosa. A diferencia de lo que ocurre en la mayoría de las películas, en nuestra historia no hay un 'malo'. Sólo hay una criatura herida tanto en la heroína como en el fantasma".

Yglesias, sin embargo, admite que había cosas que le interesaba mantener de la cinta original: "Me gustó sobre todo la sensación de claustrofobia y aislamiento que sufre la joven madre. Me parecía realmente fuerte. Lo que no funcionaba era ese aspecto tan genuinamente oriental por el que el agua se convierte en el hilo conductor de la historia y desencadena más acontecimientos que el mismo fantasma. Así que me quedé con lo que más me gustaba, esa sensación de vivir en un mundo terriblemente claustrofóbico con una joven que lucha por convertirse en una buena madre, pero que pasa de ser una historia con una componente ecológica espiritual a una historia mucho más psicológica y que gira en torno a la protagonista".

Por su parte, Salles considera que el guion de Yglesias fue decisivo a la hora de aceptar este su primer proyecto como realizador en inglés y para Hollywood: "Rafael es un gran novelista y supo darle a la historia de "Dark Water" un sentido de universalidad que no tenía la cinta original. Fue él quien desarrolló, desde un punto de vista muy original, la forma en que el sitio donde viven Dahlia Williams (Jennifer Connelly) y su hija Ceci (Ariel Gade) se va convirtiendo en una especie de trampa psicológica para ellas dos, y de la que no pueden salir a pesar de todos los esfuerzos que hacen".

"El propósito central -agrega- que tuve al involucrarme en la realización de Dark Water no fue poner en estado de pánico a los espectadores. Creo que el terror psicológico actúa de forma más eficaz que cuando se muestran escenas muy explícitas. Eso fue lo que encontré de interesante y atractivo en el argumento escrito por Rafael Yglesias: que la mayor parte de los incidentes que rodean a Dahlia y Ceci van ocurriendo dentro de un espacio mental donde todo puede ser posible".

Rafael Yglesias ha publicado ocho novelas, entre ellas "Fearless", la que adaptó a la gran pantalla para que Peter Weir pudiera dirigirla. Actualmente está trabajando en el proyecto de un thriller psicológico original llamado "50/50", y en una novela nueva, "The Wisdom of Perversity".

© abc guionistas

08/07/2005 19:04:31