25/10/2010 - 20 usuarios online


Noticias de guión

Michael Winterbottom escribe sobre "Camino a Guantanamo"

Winterbottom
Winterbottom

Por Michael Winterbottom (*)

Yo había oído hablar de “los tres de Tipton” a través de las noticias y había leído acerca de ellos en la prensa, así que nos pusimos en contacto con Gareth Pierce, que era su abogado. Nos reunimos con él y con los jóvenes al mismo tiempo y, afortunadamente, también ellos estaban interesados en contarnos su historia.

Lo que me pareció fascinante de cómo describían sus experiencias es que todos ellos rondaban los veinte años (dos tenían diecinueve) y ninguno era especialmente religioso o estaba politizado antes de emprender su viaje, ni siquiera cuando estuvieron comentando con nosotros lo que les había pasado. Así que lo interesante de la historia era que se trataba de tres personas muy comunes que se habían visto atrapadas en una situación extraordinaria, y cuando describían esta situación lo hacían en términos muy cotidianos, como si estuvieran hablando de sus vacaciones, unas vacaciones en el infierno.

Se nos había dicho que los presos de Guantánamo eran los terroristas más peligrosos del mundo y que por eso era necesario que Estados Unidos creara esa extraña prisión situada fuera de la legalidad, pero cuando les conocimos vimos que eran gente corriente. Por eso quisimos mostrar la diferencia que hay entre lo que se piensa de cómo será la gente que está en Guantánamo y la realidad de reunirse con ellos. El modo más sencillo y efectivo de contar su historia era que ellos mismos la contaran en la película.

Después de dos o tres reuniones con ellos y con su abogado, llegamos a un acuerdo para empezar a trabajar en el proyecto. Lo primero que hicimos fue que Mat Whitecross estuviera un mes con ellos, entrevistándolos. Pasado ese tiempo, conocían bastante bien a Mat y habíamos reunido 650 páginas de transcripción de las entrevistas. Éste fue el punto de partida del proceso. Cuando empezamos el trabajo de elaboración de la película propiamente dicho, Asif había vuelto a Pakistán para casarse, pero estuvimos más tiempo con Ruhel y Shafiq, que se reunieron más tarde con Asif.

En cuanto a los actores, intentamos elegirlos con unas características biográficas similares a las de los personajes reales, así que tuvimos que buscarlos entre actores sin mucha experiencia. Lo que hicimos fue crear para ellos una serie de situaciones y dejar que se enfrentaran a ellas, así que en cierto modo todo fue improvisado, pero manteniéndonos muy cerca de lo que nos habían contado los tres chicos: intentamos desviarnos lo menos posible. Nuestros tres actores se reunieron con los protagonistas reales durante mucho tiempo, además de que también leyeron buena parte de la transcripción de las entrevistas, así que tenían bastante información de lo que Ruhel, Shafiq y Asif nos habían contado, de cómo eran y de cuánto se parecían a ellos. Pero también procuramos no dramatizar las relaciones entre los personajes: simplemente quisimos contar lo que les pasó. Se trataba de contar sus experiencias, no de crear una narración dramática de lo que pasaba por sus cabezas.

Puede decirse que esta película es en parte una road movie, en parte una película de guerra y en parte una película de prisiones, pero sobre todo hemos pretendido contar la historia de estos chicos con sus propias palabras, dando su versión de lo que les pasó como lo haría un abogado.

(*): Michael Winterbottom, director y guionista, nació en Blackburn y realizó sus estudios en Oxford, Bristol y Londres. Debutó como director con dos documentales sobre Ingmar Bergman, trabajó en TV y empezó a hacer cine de ficción en 1994, rodando hasta la fecha 13 películas, la última de las cuales es esta "Camino de Guantanamo", en cuyos títulos de crédito no figura oficialmente ningún guionista, aunque cabe deducir que -improvisaciones de los actores aparte- Winterbottom y su codirector Mat Whitecross fueron los autores del texto o de sus directrices, según los testimonios de los tres jóvenes musulmanes protagonistas.

26/05/2006 01:54:23