20/07/2008 - 7 usuarios online


Noticias de guión

Vicente Leñero cree que el guión está próximo a la novela

Leñero
Leñero

El veterano escritor, dramaturgo, periodista y guionista mexicano Vicente Leñero considera que su trabajo para el cine es "una experiencia narrativa, y cercana a ella está la novela". Leñero, quien recientemente mantuvo un encuento con estudiantes de la Universidad de Guadalajara en el Segundo Encuentro con los Creadores durante el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, piensa que el oficio único es el de escritor.

"En mis tiempos -afirmaba- no era como ahora que existen carreras de comunicación, cine, en fin, sólo se podía estudiar letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, pero no era para convertirse en escritor sino para ser un teórico de la literatura y eso no me interesaba. Tenía cierta habilidad para las matemáticas y me dediqué a estudiar ingeniería, pero siempre con el deseo de ser escritor. Pienso que no he sido más que escritor y creo que un escritor, aunque parece redundante, lo que hace es escribir en cada una de las formas. Yo veo al cine como escritor, veo al teatro como escritor, veo a la novela como escritor. El guión es una forma diferente".

Leñero considera que el sólo hecho de escribir una película es lo suficientemente digno para dejar después el guión en las manos de otro experto en la materia, el cineasta, y destaca que nunca ha escrito un guión que no sea parte de un proyecto de una persona que desea rodar un largometraje e intenta abordar al cine siempre como un fenómeno narrativo.

"Hay que contar -añade- la historia con otras características diferentes a las que se utilizan para el teatro o la novela. Por ejemplo, el teatro tiene mucho más que ver con el espacio escénico. El escritor de teatro imagina primero un espacio escénico, y el guionista de cine imagina un espacio tan abierto como lo puede imaginar en una novela. Si Shakespeare escribiera en este tiempo, lo haría para el cine, porque sus obras de teatro están escritas por secuencias".

El autor de guiones como "El crimen del padre Amaro", "La habitación azul", "La ley de Herodes" o "El callejón de los milagros" muestra predilección por las adaptaciones literarias: "En mi experiencia la mayor parte de las películas en las que he participado provienen, esa es una inclinación mía, natural, de una novela. Siempre acepto escribir un guión de cine cuando proviene de una novela, ¡claro!, en la que estamos de acuerdo el director o el productor que ha escogido esa novela para llevarla al cine. Hay un acuerdo tácito para contar esa historia. Cuando uno tiene que imaginar esa historia desde cero, pues se batalla mucho por los diferentes puntos de vista de ese conglomerado que participa en el cine, es muy difícil que se pongan de acuerdo. El director piensa una cosa y el productor otra y la exigencia de utilizar a ciertos actores crea otro fenómeno. Entonces, a partir de una obra ya conocida es un trabajo muy interesante porque es escribir en otros términos lo que fue antes una novela que esté emparentada conmigo".

Para terminar, Leñero confiesa que prefiere no acudir a los rodajes: "El guión es una etapa cumplida. Uno termina el texto, pero no está sometido tan estrictamente a la historia ya contada en la acción de una locación o un set. Tiene otras exigencias en las que el director debe tomarse toda la libertad del mundo".

© abc guionistas

05/04/2006 00:36:42