15/10/2017


Noticias de guion

Borja Cobeaga: "A los nuevos en el cine español no nos van a quitar la ilusión"


Cobeaga y sus actores

La película más aplaudida de la sección oficial coronó en Málaga una jornada que escenificó el relevo del cine español. Borja Cobeaga (San Sebastián, 1977) debuta en el largo con 'Pagafantas', una comedia más amarga de lo esperado, hasta el punto de que su autor la considera «un drama social». Su compañero de productora y también candidato al Oscar, Nacho Vigalondo, recibía el mismo día el Premio Eloy de la Iglesia, mientras un cineasta ya asentado, Julio Medem, presentaba las primeras imágenes de 'Room in Rome'.

'Pagafantas' habla del «auténtico problema vasco». Se rodó en Bilbao porque el Ayuntamiento dio facilidades, pero también podría haberse ambientado en San Sebastián, «otra ciudad donde los bares cierran pronto y se fornica poco». Un eminente Gorka Otxoa bebe los vientos por una chica argentina que sólo le ve como amigo (Sabrina Garciarena). «El mensaje es claro: hay que huir de la zona amiga, porque nunca te vas a enrollar con ella». Se estrena el 3 de julio.

-¿Qué le ocurrió cuando se fue a vivir a Madrid?
Yo venía de la Laponia sexual, del Polo Norte de la libido, de la sección de congelados de la ONU. Creía que todo el mundo era así, y Madrid me pareció La Habana. Comprobé que podía conocer a una chica y besarla esa misma noche. En Euskadi empieza a haber indicios de apertura, pero la revolución sexual todavía no ha llegado. Tiene que ver con el sentimiento de culpa, el rollo jesuítico instalado en el córtex.

-Pero sólo ocurre entre vascos.
Sí, el mestizaje se ha aceptado. Es posible que alguien de fuera ligue la primera noche porque no entiende los mecanismos. Esa barra de un bar con una cuadrilla de chicos en un extremo y de chicas en el otro... A los cinco meses, a lo mejor se piden un cigarro. Los vascos vemos el Condado de Treviño como un foco de turismo sexual. Menos mal que los Erasmus están haciendo mucho bien en Euskadi.

-Las penurias del protagonista provocan vergüenza ajena.
Esa es mi obligación moral. No me gustan los chistes en la comedia, prefiero reírme de cosas que no tienen gracia. Busco el equilibrio entre la crueldad y la ternura. El protagonista ni siquiera es un perdedor, porque nunca ha tenido nada.

-¿Quiénes se van a sentir identificados?
Muchos. Tanto mujeres como hombres hemos pasado por el 'pagafantismo' en las relaciones amorosas, de trabajo, de amistad... La fuerza de la película es que contiene verdad, los que la hemos hecho nos lo creemos. Yo he pagado muchas fantas en Bilbao, donde estudié la carrera. Y también he borrado el nombre de una chica de la agenda del móvil para poner 'no cojas'.

-¿Cómo ve las relaciones entre hombres y mujeres?
Hay un exceso de verborrea. Hablamos mucho pero no decimos nada. En una relación sentimental hay mucho adorno y poca claridad. Si fuésemos más claros habría menos problemas.

-¿Le afectan las declaraciones de Marsé sobre la falta de talento del cine español, las críticas a la ministra de Cultura...?
Nos dicen a los nuevos que no sabemos dónde nos metemos, pero no nos van a quitar la ilusión. El cine puede estar peor pagado y con más piratería que nunca, pero es lo que siempre he soñado hacer. Me aburren las polémicas. Marsé reconoce que no ve cine español, ¿cómo sabe entonces que no hay talento? No es una fuente fidedigna. Esa imagen crítica no se corresponde con la realidad. Repaso los últimos títulos que me han gustado -'Los Cronocrímenes', 'Casual day', 'Camino'...- y ojalá cualquier cinematografía los tuviese. Nos quejamos de vicio.

-Ha reclutado a buena parte de 'Muchachada Nui'.
Es un humor basado en bromas privadas, con la suerte de que gusta a más gente. Ves 'Muchachada' porque te encantaría formar parte de esa pandilla, ser amigo del Sevilla o de Julián. Hay una complicidad, porque como dice Joaquín Reyes, es tan chorra que te tienes que reír.

-Usted era guionista de 'Vaya semanita'. ¿Se le ocurre algún 'sketch' con el cambio en Euskadi?
Me parece un filón, una oportunidad alucinante. El PNV dejando el poder después de tanto tiempo, una presidenta del Parlamento del PP y del Opus, que está en contra de los condones... Nosotros ni locos hubiéramos escrito algo así. La realidad ha superado la ficción.

© Colpisa - abc guionistas

25/04/2009 12:53:28

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.