02/05/2016


Noticias de guion

Khaled Khalifa, guionista de TV sirio: "Tocamos temas que hasta hace poco eran intocables"

Khalifa
Khalifa

Las teleseries sirias han conquistado las pequeñas pantallas del mundo árabe y han conseguido incluso hacer sombra a las producciones egipcias, hasta hace poco dominantes en esta zona del mundo. Lo han logrado en parte gracias a la apertura del país a los inversores extranjeros y al dineral que han puesto las cadenas privadas del Golfo a disposición de los creadores sirios. Pero también gracias a que poco a poco se han atrevido con nuevos temas más modernos, más sociales y también más políticos que las tradicionales tramas con héroe, belleza local y trasfondo histórico que acostumbran a desfilar por las televisiones del mundo árabe, informa El País.

El aborto, el sida, el islamismo y hasta la disidencia política han conseguido colarse en las teleseries en Siria; un país repleto de tabúes y sometido a un férreo control social y político.

Cuenta Khaled Khalifa, novelista sirio y guionista de televisión, que a través de las telenovelas tratan de establecer "un diálogo con la sociedad", imposible a través de otros canales mucho más controlados como la prensa escrita. "Esto es un trabajo paso a paso. En el último año hemos conseguido mover las líneas rojas dentro de las que nos movemos. Ahora tocamos temas que hasta hace poco eran intocables", sostiene Khalifa en un moderno café de Damasco que frecuentan los artistas. La guerra del Líbano o los partidos islámicos son algunos de los temas que le han servido a este autor para hilvanar historias repletas de sentimientos.

A pesar de que Khalifa es un fenómeno literario en el mundo árabe y de que su novela Elogio al odio fue finalista de la versión árabe del premio Booker, y pronto será traducida al menos a cuatro idiomas, incluido el español, son los guiones televisivos los que le dan de comer. Porque la factoría siria, con 1.000 horas de teleseries al año, se ha convertido en la gallina de los huevos de oro en una economía que atraviesa horas bajas. Y la gallina no sólo emplea a fotógrafos, guionistas, actores, traductores y toda suerte de creadores, sino que además atrae a riadas de turistas árabes que dedican parte de sus vacaciones a visitar los exteriores y las casas de la ciudad vieja de Damasco en las que se rodaron sus series favoritas.

Estos programas, que suelen durar cerca de un mes, viven su mayor apogeo durante el Ramadán, y son capaces de vaciar calles y sentar a toda la familia frente al televisor. Se han convertido en un símbolo del orgullo nacional y en un escaparate a través del cual Siria se muestra a los países vecinos. Este soft power en forma de teleserie le conviene a un Gobierno deseoso de abrirse al mundo y a la vez incapaz de controlar los contenidos de la maraña de canales privados árabes que se sirven de las producciones sirias para nutrir sus parrillas.

Yihad Abdo, uno de los actores de teleserie más conocidos en Siria y al que policías, camareros y viandantes se paran para pedirle autógrafos en las calles de Damasco, no se deja cegar, sin embargo, por el triunfo de las producciones sirias. Sí tiene claro que "el éxito es enorme", pero piensa que el fenómeno sólo es posible gracias al enorme talento de los profesionales de un sector muy atrasado y al que le quedan muchos deberes por hacer.

"Necesitamos estudios, agentes para los actores. Aquí la industria está en pañales", se queja Abdo, uno de los actores de Bab el Hara, la teleserie que arrasó el pasado Ramadán y que consiguió incluso hacer sombra a un mal programado discurso del venerado líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah.

© El País / abc guionistas

31/12/2008 09:08:07

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.